A comienzos de la década de los 60, Joaquín Herreros Robles y Felipe González de Canales, se plantearon la necesidad de poner en marcha un proyecto que ayudase a mejorar la formación y los medios de vida de las personas que vivían en el medio rural. Esta inquietud la sembró en ellos San Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei.

En 1962, comenzaron a poner las bases de este proyecto, tomando como modelos las Maisons familiales rurales Francesas. En 1967, en Lora del Río y en Brenes (Sevilla), se instalaron las dos primeras EFAS (Escuelas Familiares Agrarias), que proporcionaban formación a 60 alumnos en ese primer curso. Se llamaron Molino Azul y Casablanquilla.

En la creación y desarrollo de estas y de todas las demás EFAS, Joaquín y Felipe buscaron la colaboración de familias, profesionales y empresarios de las comarcas en que se fueron ubicando.

La idea era proporcionar una formación profesional y cultural de calidad a la gente joven del campo y a sus familias, dándoles los medios para que fuesen capaces de labrarse su futuro y evitar así que tuvieran que abandonar el medio rural.

En estos años, el desarrollo de los núcleos rurales y los cambios en la legislación educativa, han hecho que la oferta educativa de las EFAS se haya adaptado y diversificado, abarcando las nuevas necesidades de formación que se generan en el medio rural.

El proyecto de las EFAS ha ido creciendo hasta contar en la actualidad con 24 EFAS en España, más de 400 profesionales, más de 4.000 alumnos formados anualmente en enseñanzas regladas y otros tantos en enseñanzas no regladas.

Desde hace cincuenta años, más de 15.000 alumnos y sus familias han pasado por las EFAS. Ellos han sido y siguen siendo, actores principales del desarrollo del medio rural en que viven.

Comparte Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn