Las EFAS son centros de formación profesional dual y educación secundaria, situados en zonas rurales. Se fundaron en 1967.

Nuestro objetivo es la mejora y promoción de las zonas rurales a través de la formación de las personas, de modo que sean esas personas quienes transformen y mejoren el medio en que viven.
Impartimos cursos de formación profesional reglada, cursos de formación para desempleados, para profesionales y empresas y educación secundaria obligatoria.

Además, promovemos otras actividades no formales orientadas a la mejora personal y profesional de las personas del entorno rural y al emprendimiento: jornadas, reuniones profesionales, convenios, convocatorias de becas, etc.

Nuestro proyecto se apoya en tres pilares:

  • Una educación personalizada:
    Una FORMACIÓN INTEGRAL del alumno, de la persona: profesional, intelectual, humana, social, moral, espiritual, que le permita desarrollar su propio proyecto de vida, con una atención específica al proyecto profesional personal y (si es posible) a partir de y en su propio medio de vida.
    El proceso educativo se basa en el esfuerzo y trabajo personales de los alumnos, para ayudarles a conseguir la formación, la madurez y los conocimientos necesarios para adoptar sus propias decisiones con criterio, rectitud y libertad.
    Respetamos la libertad de cada alumno y colaboramos estrechamente con las familias, en el caso de los menores de edad, pues entendemos que los padres son los primeros educadores de los hijos.

 

  • Una pedagogía propia en Formación Profesional:
    La ALTERNANCIA supone el reparto de periodos formativos entre el medio socio-laboral y la EFA, ya sea en el propio negocio y entorno familiar o bien en otra empresa de la zona. Siempre con una interacción educativa entre la EFA y el medio.
    Desde nuestros inicios en 1967, la Metodología Dual Empresa Aula MEDEA es nuestro sistema pedagógico para la Formación Profesional Dual que alterna periodos de formación en el aula con periodos de formación en la empresa.
    Proporcionamos una formación académica de prestigio, atendiendo a las últimas innovaciones tecnológicas y a las demandas del mercado laboral, dando prioridad a una formación activa, práctica y pegada a la realidad. Avalan esta metodología más de 50 años de experiencia.

 

  • Una amplia participación social:
    Cada EFA asocia en torno a ella a familias, instituciones locales, profesionales, empresarios, antiguos alumnos, etc. Ellos son los protagonistas en la vida de la EFA y aportan conocimientos, tiempo, apoyo, etc.
    Cada EFA nació como asociación de personas del medio rural que buscaban contribuir a la mejora de este. Pueden formar parte de las asociaciones: familias de alumnos, antiguos alumnos, profesionales, empresarios… y cualquier persona que se identifique con los fines y principios de las EFAS.
    En el proceso de formación de nuestros alumnos colaboran activamente sus familias, antiguos alumnos, empresarios e instituciones. Además, contamos con un profesorado comprometido y bien formado técnica, humana y profesionalmente.

A comienzos de la década de los 60, Joaquín Herreros Robles y Felipe González de Canales, se plantearon la necesidad de poner en marcha un proyecto que ayudase a mejorar la formación y los medios de vida de las personas que vivían en el medio rural. Esta inquietud la sembró en ellos San Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei.

En 1962, comenzaron a poner las bases de este proyecto, tomando como modelos las Maisons familiales rurales Francesas. En 1967, en Lora del Río y en Brenes (Sevilla), se instalaron las dos primeras EFAS (Escuelas Familiares Agrarias), que proporcionaban formación a 60 alumnos en ese primer curso. Se llamaron Molino Azul y Casablanquilla.

En la creación y desarrollo de estas y de todas las demás EFAS, Joaquín y Felipe buscaron la colaboración de familias, profesionales y empresarios de las comarcas en que se fueron ubicando.

La idea era proporcionar una formación profesional y cultural de calidad a la gente joven del campo y a sus familias, dándoles los medios para que fuesen capaces de labrarse su futuro y evitar así que tuvieran que abandonar el medio rural.

En estos años, el desarrollo de los núcleos rurales y los cambios en la legislación educativa, han hecho que la oferta educativa de las EFAS se haya adaptado y diversificado, abarcando las nuevas necesidades de formación que se generan en el medio rural.

El proyecto de las EFAS ha ido creciendo hasta contar en la actualidad con 24 EFAS en España, más de 400 profesionales, más de 4.000 alumnos formados anualmente en enseñanzas regladas y otros tantos en enseñanzas no regladas.

Desde hace cincuenta años, más de 15.000 alumnos y sus familias han pasado por las EFAS. Ellos han sido y siguen siendo, actores principales del desarrollo del medio rural en que viven.

De acuerdo con las familias, la educación que se imparte en las EFAS está dirigida a cada alumno. Cada alumna y cada alumno de las EFAS es irrepetible y único. Cada uno constituye un mundo que hay que descubrir, con unas capacidades que hay que desarrollar.

En las EFAS se acepta a cada alumno como es y se le comprende. Pretendemos así dar respuesta a las exigencias de la naturaleza humana para conseguir que cada alumno y cada alumna lleguen a ser la mejor persona posible. Es una educación realista que origina un estilo integrador y abierto, reflexivo y crítico, exigente y alegre.

Toda la formación que se imparte en las EFAS está inspirada en los principios del humanismo cristiano: libertad personal, esfuerzo, responsabilidad, servicio, laboriosidad, lealtad, respeto a los demás,… y todos los valores que contribuyen a la formación integral de la persona.

Los profesionales de las EFAS procuramos que los alumnos aprendan de una forma activa, fomentando la inquietud por el saber (hacer y estar) y una actitud crítica e investigadora.

Las EFAS desde el comienzo de su actividad, solicitaron a la Prelatura del Opus Dei que nombrara sacerdotes que se encargaran de la atención espiritual de los alumnos. Esta atención espiritual, se realiza siempre con el mayor respeto a la libertad de las conciencias.

Las EFAS de Castilla-La Mancha y Madrid comenzaron su actividad en 1970 de manera progresiva: EFA El Batán (1970); EFA Molino de Viento (1971); EFA El Llano (1972); EFA El Gamonal (1975); EFA Moratalaz (1976); EFA La Serna (1977); EFA Oretana (1989); EFA Valdemilanos (1998).

Las EFAS en España, están organizadas en Federaciones, las cuales a su vez, se encuentran integradas en una ONGD denominada UNEFA.

A su vez, UNEFA forma parte de la AIMFR – Association Internationale des Mouvements Familiaux de Formation Rurale, asociación internacional que cuenta con 353 escuelas asociadas en Hispanoamérica, 129 en África, 6 en Asia y 531 en Europa.
Las EFAS de Castilla-La Mancha y Madrid promueven intercambios de estudiantes entre países a través de los programas Erasmus+ en Formación Profesional y a través de acuerdos con EFAS de América Latina, África y Asia.

Desde sus comienzos en 1967, las EFAS han aplicado un novedoso método de enseñanza aprendizaje, basado en la alternancia de los tiempos y los espacios educativos de los alumnos de formación profesional entre la escuela y la empresa. Se trata de un proceso didáctico que parte de las necesidades concretas de los alumnos y de los distintos sectores profesionales. Avalan esta metodología más de 50 años de experiencia en FP Dual.

La Metodología Dual Empresa Aula MEDEA, se enmarca en el proyecto educativo compartido por la red de Centros de Formación Profesional EFA, compuesta por veinticuatro centros de formación profesional, que imparte enseñanzas regladas de distintas familias profesionales de FP, así como diversas modalidades de formación permanente y continua, a jóvenes del medio rural en España.

Es un sistema de formación profesional dual adaptado a la realidad española a partir del sistema de FP Dual francés y otros sistemas de enseñanza aprendizaje dual que, con muy diversas fórmulas, combinan espacios formativos en el aula y en la empresa en otros países del norte de Europa, como Alemania, Suiza, Austria, etc.

50 años de experiencia nos han demostrado que la alternancia es una forma particularmente eficaz de nexo entre escuela y empresa, entre empleo y formación.

El secreto de una formación profesional dual efectiva, radica en un ritmo apropiado entre los periodos de actividad profesional y los periodos de reflexión y estudio, lo que va construyendo el aprendizaje y proporcionando herramientas para la formación permanente.

Para lograr los objetivos, trabajamos en torno a Centros de Interés, cada uno de los cuales se descomponen en actividades asociadas entre si: Períodos de Formación en Empresas; Actividades con expertos Colaboradores; Visitas de estudio; Tertulias con profesionales; Jornadas técnicas; Actividades de aprendizaje en la EFA.

Comparte Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn